LA 580 DEPORTIVA-Sábado18.30 y Domingo 20- por AM 580 RADIO UNIVERSIDAD

viernes, 2 de junio de 2017

Golf <<< Falleció Roberto De Vicenzo

Roberto De Vicenzo falleció a los 94 años



El golf argentino, latinoamericano y mundial está de luto: el Maestro Roberto De Vicenzo falleció por causas naturales este jueves a los 94 años en la provincia de Buenos Aires.

En marzo, De Vicenzo había sufrido una fractura de cadera en un accidente doméstico y su salud se fue deteriorando con el pasar de las semanas. Su hijo, Eduardo De Vicenzo, fue quien confirmó la noticia.

“Hace poco más de dos meses tuvo un accidente doméstico. Se levantó para ir al baño, se cayó y se fracturó la cadera. Ese fue el desencadenante de su fallecimiento. Desde ese día lo operaron y le pusieron un clavo, pero nunca más se levantó y empezó a ir cada día más para atrás”. “Hasta los 90 o 92 años mi padre estaba bastante bien, acostumbrado a jugar tres o cuatro hoyos una vez por semana. Después entró en una especie de decaimiento, una apatía”, añadió su hijo.

Según diversas fuentes, el Maestro falleció acompañado por su familia cerca del mediodía de este jueves en Ranelagh.


De Vicenzo nació en Villa Ballester, aunque su infancia y adolescencia vivió en el barrio de Villa Pueyrredón. A los 9 años de edad se inició como caddie en un club de la zona y en 1933 jugó su primer torneo de golf. Posteriormente ingresó en el Ranelagh Golf Club de Berazategui, localidad en la que residió desde entonces.

El legendario jugador argentino es considerado como uno de los deportistas más destacados de la historia del país, además de ser el golfista con mayores éxitos en la historia de Latinoamérica. Ganó la asombrosa cantidad de 231 torneos alrededor del mundo, incluidos ocho en el PGA Tour y nueve en el European Tour.

Su máximo logro fue el triunfo obtenido en el Open Championship 1967, victoria que encabezó un palmarés que lo llevó a ser exaltado al Salón de la Fama del Golf Mundial en 1989.

También se lo recuerda por una intachable anécdota en el Masters de 1968, donde su compañero de grupo Tommy Aaron anotó un golpe de más en su tarjeta en el hoyo 17 y sin revisarla la presentó. De no ser por ese error, hubiese disputado un playoff por el título contra Bob Goalby, eventual campeón ese año.

Cuando el argentino se enteró del error que había cometido, se limitó a expresar una simple frase que quedó para la historia: “¡Qué tonto soy!“.

En 1999, De Vicenzo fue nombrado por el Círculo de Periodistas Deportivos Argentinos como uno de los cinco más grandes deportistas de la historia de aquel país junto al automovilista Juan Manuel Fangio, el futbolista Diego Maradona, el boxeador Carlos Monzón y el tenista Guillermo Vilas.


“De Vicenzo es un poco de todos los argentinos y ahora del mundo. Ahora sí se transformó en leyenda”, manifestó su hijo Eduardo.

La familia De Vicenzo confirmó que no habrá velatorio y que harán una cremación. Por ende, los restos del Maestro serán sepultados este viernes en el Cementerio Parque Iraola de la localidad bonaerense de Berazategui.

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario