LA 580 DEPORTIVA-Sábado18.30 y Domingo 20- por AM 580 RADIO UNIVERSIDAD

lunes, 20 de junio de 2016

Basquet <<< Emocionante despedida del Campus de Prigioni junto con Scola

CAMPUS PABLO PRIGIONI
EMOCIONANTE DESPEDIDA CON LA VISITA DE LUIS SCOLA


La segunda edición del «Campus Pablo Prigioni» tuvo en el final la visita estelar del abanderado argentino para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016: Luis Scola.

Como sus hijos Tiago y Tomás disfrutaron de los cuatro días del Campus, “el Luifa” compartió parte de la última jornada final con el base riotercerense con el que formaron una dupla maravillosa en la Selección Argentina y en el Baskonia de España.

Los dos cracks cruzaron elogios y unos cuantos abrazos, y deleitaron a los 200 niños de 15 provincias y a muchas familias que pudieron presenciar el espectáculo de despedida en el Club Sportivo 9 de Julio de Río Tercero.


Inclusive, “el Luifa” se prendió y entregó premios a los ganadores de los concursos, con obsequios que incluían regalos de Los Ángeles Clippers y la NBA.

Durante el acto de cierre, el intendente Alberto Martino entregó a Pablo Prigioni el decreto por el cual la Municipalidad de Río Tercero declaró al basquetbolista como «Embajador Deportivo».

Además, le obsequió una réplica de la baldosa –al mejor estilo Hollywood- que se colocará en el Monumento a la Capital Nacional del Deportista, cuya primera estrella ya tiene nombre: Pablo “Monito” Prigioni.


Sportivo 9 de Julio también hizo su reconocimiento con las palabras del presidente de la institución, Patricio Biletta, quien agradeció la predisposición del hijo dilecto del club, en cuyo homenaje se descubrió una gigantografía sobre la tribuna principal.

Después del show de «Chantán» y «Colorete» (personificados por Mariano «Tigre» Aguilar y Claudio «Colo» Papini, coordinador deportivo y coordinador general respectivamente), el cierre tuvo su magia con la aparición de Luis Scola, admirado y aplaudido por los niños, que tuvieron la chance de hacerle algunas preguntas.


Emocionado por la visita de su amigo, Prigioni elogió a Scola con varias frases memorables. “He jugado con muchos jugadores muy buenos, pero nunca tuve una conexión adentro y fuera de la cancha como sucedió con Luis”, destacó el riotercerense. “Cuando me pregunten por un jugador con el que he jugado, será imposible que no diga su nombre. Él me hizo 10 veces mejor basquetbolista que lo que era”, agregó.

Feliz por tenerlo tan cerca en el cierre de su Campus, Pablo redobló la apuesta remarcando su debilidad por capitán de la Selección. “Puedo haber jugado en la NBA con muchas estrellas, pero para mí, mi estrella es Luis Scola”, dijo con una notable carga emotiva. “Luis, te quiero mucho y te voy a extrañar de por vida en la cancha, Y sabés que se me van a caer los pantalones cuando te vea con la Bandera en los Juegos”, subrayó Prigioni.



Antes de responder las preguntas de los chicos, Scola se mostró complacido de poder disfrutar del cierre del Campus con su amigo. Al momento de responder qué lo motivó a jugar al básquet, el capitán de la Selección señaló: “Mi papá jugaba al básquet y yo estaba todo el tiempo con él, en los entrenamientos o en los partidos. Y empecé a jugar. Ahora el básquet está más instalado, pero antes no había NBA ni partidos por cable. Además, mi papá y yo somos altos, y todos los altos terminaban jugando al básquet”.

Por supuesto, no podía faltar la pregunta sobre las aspiraciones de la Selección Argentina en los Juegos de Río 2016. “A la Selección la veo bien, pero no estamos en la situación de otros años. Antes teníamos expectativas más altas. Ahora tenemos que ajustarnos el cinturón. No sé hasta dónde vamos a llegar, pero nos va a ir bien, dentro de las expectativas más humildes que hace 10 años”, destacó.


Despedida de un hombre feliz

En sus palabras de despedida, Pablo Prigioni remarcó el enorme orgullo que significó llevar adelante la segunda edición de su Campus. Por ello, agradeció especialmente al intendente por el apoyo de la Municipalidad de Río Tercero y al club 9 de Julio, que es «su casa» y le abrió las puertas para llevar a cabo esta experiencia imborrable. Además, destacó el apoyo de los patrocinadores y de todas aquellas personas que hicieron posibles las vivencias de los 200 campistas.

“He sido muy feliz de tenerlos acá. Es un sueño cumplido haber hecho el Campus en mi club y en Río Tercero”, remarcó Pablo.

Antes de entregar los certificados a los 200 campistas –uno por uno, de manera personal-, Prigioni remarcó su regocijo: “Han sido cuatro días increíbles. Estaba muy ansioso por vivir esto y ahora, al momento de despedirme, estoy feliz”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario